Llega el 14 de febrero y los enamorados invaden las calles (y las redes sociales). Nos gusta disfrutar de una fiesta tan romántica y a la vez se nos hace imposible imaginarnos este día sin nuestro cava Brut Rosé.
 
Será por sus aromas a cereza fruto de la pinot noir, por su precioso color rojizo, su bonita efervescencia o su intenso, fresco y exuberante final con recuerdos aromáticos.
 
Brut Rosé es, sin duda, la mejor manera de celebrar el día del amor y de brindar con aquella persona especial. Su carácter mediterráneo nace fruto de la finca que lo ve nacer, en Espiells, donde el clima es la clave para expresar su naturaleza más primaria. Un rosado intenso, de color casi escarlata, donde las sensaciones a frescor y frutos rojos del bosque combinan con las especias típicas de su variedad. Una armonía excelente para disfrutar con pastas, embutidos, cocina japonesa y repostería.