El pasado 11 de noviembre, el periodista Carlos Delgado premió el cava La Capella 2006 como número uno, con 9,7 puntos sobre 10, en su artículo de El País El Viajero sobre los cavas de paraje calificado, llamado “El no va más de los cavas”.
 
Tras una breve explicación sobre la calidad de dichos cavas, La Capella 2006 toma la primera posición destacando por ser “la última genialidad de Juvé & Camps, de burbuja fina y persistente, aroma complejo y elegante. Larga crianza, con notas de fruta madura, flores, hierbas, brioche y frutos secos. Amplio, cremoso, intenso y equilibrado”.

Para formar parte de los cavas de paraje calificado debemos tener en cuenta que las condiciones edáficas y microclimáticas sean las propias de un espacio determinado. Así las uvas se obtienen junto a unos criterios de calidad tanto en producción como en su elaboración que propician unas características singulares en los cavas.
 
Para ello la viña debe tener una antigüedad superior a los 10 años y tener un rendimiento de producción por hectárea de un máximo de 8.000 kg, contando siempre con una vendimia manual. La crianza mínima en botella debe ser de 36 meses, elaborado en los tipos Brut y siempre con cavas de añada. El paraje calificado es un distintivo de control cualitativo que ofrece la exclusividad de los cavas a través de sus rasgos más especiales, desde la viña hasta su comercialización.