Las 271 hectáreas de nuestros cuidados viñedos se ubican en el Penedès, cada una dotada de las mejores condiciones para las variedades de uvas. De esta forma, garantizamos la máxima calidad de nuestros cavas y vinos siendo una pura expresión de terruño.
 
La armonía de la tierra, la luz y el agua, con la calidez del aire mediterráneo forman parte del respeto que tenemos por la naturaleza y que nos ayudan a potenciar el equilibrio medio ambiental, la biodiversidad y el rigor vitivinícola.
 
La finca de Espiells, la más grande de todas, cuenta con 200 hectáreas de viñedo en la zona de mayor calidad vitivinícola del Alt Penedès, a los pies de Montserrat. A una altitud de 180 y 245 metros sobre el nivel del mar, los terrenos son los más adecuados para las tradicionales variedades macabeo y xarel·lo. Sin embargo, también se han adaptado a la perfección para la elaboración de la chardonnay y la pinot noir.
 
En Mediona encontramos un conjunto de viñedos formado por Can Massana, Alzinetes, El Prat, Mas Pagès y Can Soler, los últimos en incorporarse al patrimonio familiar, donde los suelos pedregosos permiten que la variedad autóctona parellada alcance una notable finura y equilibrio. Asimismo, el ecosistema es el propicio para el desarrollo de las tintas bordalesas cabernet sauvignon y merlot.
 
La Cuscona, el pequeño y vigoroso viñedo ubicado al sur de Sant Sadurní d’Anoia, ofrece una riqueza aromática sin igual y una extraordinaria calidad de las uvas macabeo. Sin duda es una aportación fundamental para los cavas de máxima calidad.
 
Cada una de las fincas y de los viñedos son una pieza muy importante dentro de la elaboración de nuestros cavas y vinos. Por ello, su cuidado supone un trabajo realizado desde el cariño y con toda la atención de nuestros viticultores para garantizar una viticultura artesana y de calidad.